TRADÚCEME

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Visitas

lunes, 18 de marzo de 2013

Capítulo 10


<<— ¿Qué es poesía? —dices, mientras clavas

 En mi pupila tu pupila azul—;

¿Qué es poesía...? ¿y tú me lo preguntas?

 ¡Poesía... Eres tú!>>

Sí, sus ojos azules se habían clavado en ella como dos dardos, que finalmente habían ido a parar al centro de la diana, su corazón. ¿Es normal que en dos escasos días ya estuviera así con un chico que ni siquiera conocía bien? Era muy precipitado, desde luego, pero aquellos versos de Bécquer parecía que describían su situación, era extraño. Es realmente gratificante cuando un libro, una canción o alguna película parece que habla de tu vida, de tu historia. Eso te hace pensar que quizá no tengas una vida tan monótona y aburrida, que tal vez es que delante de tus ojos se ve así, pero a vista de otros no. En ese preciso instante, Elena se sentía así, extrañada. Se había citado con David para ir a la playa, a buscar al chico ese que decía que había visto-Debe de estar realmente seguro para decirme de un día para otro que vaya con él, habrá que fiarse, después de todo no parece tan mal chaval.- piensa mientras ojea el libro de poemas, finalmente lo cierra y lo deja sobre la cama. Ha quedado en que David iría a recogerla, pero no se explica un pequeño detalle: ¿cómo demonios sabía dónde vivía? Si se suponía que no tenían ningún amigo en común, ¿no? Es una cosa que parece que aún no sabría.

Se pone una cazadora vaquera y baja a esperarlo en la puerta de su casa. Se sienta en el porche, hace una tarde realmente bonita, después de tantos días de niebla y lluvia parecía que por fin había amainado, que el Sol quería volver a filtrase por los ventanales y alegrar las calles. Y además era Viernes, aunque no sabía que iba a hacer después de solucionar el asunto de móvil, ¿volverían a tener algo de que hablar o su historia se quedaría ahí, en un Viernes de Enero por la tarde? No lo sabía, pero tampoco quería imaginar que nunca volverían a hablar, no iba a permitirlo.

Entonces, a lo lejos, un chico con una gorra se acerca a su casa. Sus ojos azules se ven a lo lejos, sonríe. Elena sonríe y saluda con la mano. Se levanta del suelo y se decide a saludar con la mano. David le da dos besos en la mejilla, justo como había hecho esa misma mañana.

 

-¿Cómo estás? ¿Preparada para jugar al poliladro?

-Siempre lo estoy, y me gusta más si es en la vida real.-metafórica.

-Pues yo soy el mejor, te lo advierto.

-Sí, se ve que lo tuyo es cazar ladrones.

-¡Por supuesto! ¿Lo dudabas?

-Eso ya se verá. Si consigues que el supuesto chico que me lo robó me lo devuelva, ganarás.

-¿Y qué gano?-arqueando una ceja.

-Eso ya lo decidiremos luego, ¿no te parece?

-No, para nada, decidamos ahora.-le agarra el brazo y le ira a los ojos fijamente, como solía hacer siempre.

-Vale, ¿qué ganarías tú?-el chico le suelta el brazo y Elena sigue andando hacia delante.- ¿Qué te haría ilusión?

-¿Te acuerdas de lo que me estuviste diciendo de dar una vuelta bajo las estrellas? Me gustaría llevarte mañana, en mi moto.-sonríe- Se supone que te ibas a montar en el momento que te demostrase que era de confianza, y si consigo que este tío te devuelva el teléfono, me la habré ganado a pulso ¿no crees?

-Va…vale-se queda seria por un momento, se gira- ¡Lo que quieras!

-Eso quería, ¿y cuál sería tu premio?

-Un interrogatorio, no vale mentir, ¿qué te parece? Creo que me tienes que explicar algunas cositas.

-¿Cómo cuál?

-¿Cómo sabías dónde vivo?

-Pues…-se queda serio, desde luego es un premio muy bueno- Eso lo sabrás si no lo consigo yo.

-Exacto, vete preparando una coartada en el caso de que no ganes la apuesta.

-¿No era un juego?

-Lo que sea.

Sin darse cuenta ya están en el paseo marítimo, delante del mar. A lo lejos hay un grupo de chicos jugando al vóley, como bien le había dicho Aitor en su momento. Deciden acercarse a la pandilla para verlos mejor. Entonces una pieza de su puzle se había desencajado sin querer, ¿por qué estaba Valeria subida a una roca con una sudadera azul DC? ¿Tendría algo que ver con todo aquello?                               

4 comentarios:

Mangeles dijo...

Se puede escribir mejor? IMPOSIBLE, es alucinante lo que haces con las palbras, me haces transportartme al lado de David, Elena, Valeria, simplemente me encantaas y quiero leer el siguiente capitulo YA! que sigas asi, que seguro llegaras muy lejoos, un besazo, te quiero, mange.

Anónimo dijo...

Ya me he reenganchado a la novela ,me los he leido todos en una tarde , me ha encantado , es genial siento que la final me enamoro de David ajajaja, mi amor imaginario.Escribes super bien y espero que sigas asi y que ese don no se vaya nunca .Espero con ganas el siguiente capitulo no me lo pierdo.Tequiero , carmencita <33

Anónimo dijo...

Martuqui.
Todo persona, toda persona, todo escritor y en especial, todo periodista, siempre tiene una crítica y una opinión. Como amiga siempre te he dicho que esta novela a me está encantando, y de hecho es la realidad. Desde el punto de vista "escritor" (aunque ni me asomo a tu destreza), la novela tiene por ahora buenos fundamentos y busca entretener al lector, que al fin y al cabo, ese es el fin de todo escritor.
Pero desde el punto de vista crítico, que de hecho siempre se ha declinado por el lado positivo; hoy me ha bajado un poco listón. Sinceramente este capítulo lo veo sin argumento propio y no sé, parece que le falta algo. Doy por sentado que hemos estado de exámenes, que no has tenido tiempo, y que no todo los capítulos tienen que ser igual de interesantes, pero podrías haberlo extendido un poco más, solo eso.
Por el resto, buena expresión (como nos tienes acostumbrados), y buena continuación de la historia aunque vas pasito a pasito, sin prisas; en el fondo eso es lo mejor.
No se si con este comentario te vendrás abajo, pero hija mía esta vida es muy dura y a lo largo de nuestra carrera hay que recibir y hay que dar tanto opiniones buenas y positivas, como malas y negativas; y hoy con este esperadísimo décimo capítulo ha sido la segunda opinión la protagonista.

Nada más. Confío en que el capitulo 11 me sorprenda como tu sabes hacerlo.

Un beso, la Anusqui.

Pd: el viernes 15 no fue lo mismo, te eché en falta :´(

Anónimo dijo...

Martuqui.
Todo persona, toda persona, todo escritor y en especial, todo periodista, siempre tiene una crítica y una opinión. Como amiga siempre te he dicho que esta novela a me está encantando, y de hecho es la realidad. Desde el punto de vista "escritor" (aunque ni me asomo a tu destreza), la novela tiene por ahora buenos fundamentos y busca entretener al lector, que al fin y al cabo, ese es el fin de todo escritor.
Pero desde el punto de vista crítico, que de hecho siempre se ha declinado por el lado positivo; hoy me ha bajado un poco listón. Sinceramente este capítulo lo veo sin argumento propio y no sé, parece que le falta algo. Doy por sentado que hemos estado de exámenes, que no has tenido tiempo, y que no todo los capítulos tienen que ser igual de interesantes, pero podrías haberlo extendido un poco más, solo eso.
Por el resto, buena expresión (como nos tienes acostumbrados), y buena continuación de la historia aunque vas pasito a pasito, sin prisas; en el fondo eso es lo mejor.
No se si con este comentario te vendrás abajo, pero hija mía esta vida es muy dura y a lo largo de nuestra carrera hay que recibir y hay que dar tanto opiniones buenas y positivas, como malas y negativas; y hoy con este esperadísimo décimo capítulo ha sido la segunda opinión la protagonista.

Nada más. Confío en que el capitulo 11 me sorprenda como tu sabes hacerlo.

Un beso, la Anusqui.

Pd: el viernes 15 no fue lo mismo, te eché en falta :´(